Construcción sostenible

Construcción sostenible en Colombia

Construcción sostenible

Definición

El término de construcción sostenible abarca, no solo los edificios propiamente dichos, sino también cuenta el entorno y la manera como se integran para formar las ciudades. El desarrollo urbano sostenible (urbanismo sostenible) tiene el objetivo de crear un entorno urbano que no atente contra el medio ambiente, y que proporcione recursos urbanísticos suficientes, no solo en cuanto a las formas y la eficiencia energética y del agua, sino también para su funcionalidad, como un lugar que sea mejor para vivir.

Calidad de vida

Calidad de vida

 La calidad en la edificación es la clave para relanzar el mercado, mejorar las condiciones medioambientales y ahorrar recursos. Esta visión incluye tanto la energía, el agua y los materiales, como los sistemas o estrategias que inciden sobre el concepto global de calidad y Construcción sostenible

Contacto

Háblenos de su proyecto

La aplicación de los criterios de Construcción sostenible, que lleva a una utilización racional de los recursos naturales disponibles para la construcción, requerirá realizar unos cambios importantes en los valores que esta tiene como cultura propia.

Estos principios de sostenibilidad, llevan hacia una conservación de los recursos naturales, una maximización en la reutilización de los recursos, una gestión del ciclo de vida, así como una reducción de la energía y agua global aplicada a la construcción del edificio y a su utilización durante su funcionamiento.

Lo hecho, hecho está, y del pasado deben extraerse conclusiones que impidan perpetuar los errores al tiempo que dar continuidad a los aciertos; pero con voluntad se pueden minimizar determinados impactos nocivos.

Así, se debe considerar la vivienda, no como un elemento aislado, sino inseparable de su entorno e interrelacionado con la política de desarrollo del suelo, en el marco de la construcción de la ciudad.

Una estrategia óptima para minimizar el impacto ambiental es utilizar soluciones que disminuyan de manera equilibrada los efectos que los materiales producen sobre el medio ambiente, es decir, sobre el consumo de energía para producirlos e instalarlos, los residuos que ellos generan cuando se fabrican y luego se instalan en obra y la contaminación directa e indirecta que producen, como por ejemplo:  

Reúso de los edificios existentes cuando se realizan demoliciones o grandes reformas, mantener en donde resulte razonable algunos elementos que se indican a continuación: cimentación y estructura, cubierta y fachada, suelos elevados y falsos techos.

Enviar a recuperar los residuos generados durante la construcción como: madera, asfalto, hormigón, ladrillo, yeso, cartón, metales, papel y cartón, impermeabilizantes, plásticos. Elegir materiales que sean recuperados como suelos de madera, paneles de madera, puertas de madera, mamparas y tejas, ladrillo y elementos decorativos, como herrajes, y aparatos de iluminación antiguos etc.

  • Es importante un correcto emplazamiento de la vivienda. Evitando zonas industriales de gran contaminación atmosférica, muy ruidosas, cercanas a grandes líneas de alta tensión o cuyo subsuelo esté recorrido par venas de agua subterránea o fallas geológicas. Resulta decisivo él estudió geo biológico de un terreno antes de construir una vivienda.
Diseño bioclimático
  • El diseño bioclimático de la vivienda y la correcta orientación solar, es importante para que regule correctamente los cambios climáticos y de temperatura, manteniendo un perfecto confort térmico y ambiental sin gastos energéticos adicionales, al tiempo que se mantiene una correcta renovación del aire, respetando la respiración del edificio por todos sus poros (paredes y techo) y evitando los aislamientos de
    pero cerrado y las pinturas plastificantes.

Pinturas naturales

  • Hay que procurar que las pinturas que sean naturales o al menos no tóxicas o con supuestos efectos alérgicos. Existe en el mercado una amplia gama de pinturas ecológicas. Se recomiendan como las más sanas
    las pinturas al silicato, por ser totalmente minerales, resistentes al fuego o a la contaminación, lavables, no tóxicas, de gran durabilidad y permitir respirar a las paredes.

Ventilación

  • La correcta ventilación permitirá evitar problemas de acumulación en la vivienda de elementos tóxicos o radiactivos (como el gas radón). Incluso en los meses de invierno es importante la correcta ventilación de la vivienda.
Vegetación
  • La vegetación abundante, tanto en el exterior como en el interior de la casa, permite disminuir los efectos de la contaminación atmosférica, los ruidos, etc. y ayudan al confort térmico, climático y de correcta humedad relativa ambiental. La NASA ha realizado estudios sobre plantas en el interior de los edificios, y se ha observado el efecto descontaminantes, al eliminar en pocas horas, en más de un 80%, sustancias tóxicas como el benceno y el tricloroetileno.
Materiales de construcción
  • Los materiales de construcción deberían ser los más naturales y ecológicos posibles evitando materiales tóxicos, radiactivos, que generen gases o electricidad estática (como sucede con los plásticos, lacas y fibras sintéticas). Los ladrillos cerámicos, la piedra, la madera, las fibras vegetales, el adobe de tierra y los morteros con abundante cal son preferibles al hormigón armado con mucho hierro, al aluminio, al PVC, o al exceso de cemento y aditivos químico-sintéticos en las construcciones.

Madera y fibras naturales

  • Para el mobiliario y la decoración interior son preferibles la madera y las fibras naturales. Evitar los muebles y maderas aglomeradas con formaldehídos y colas tóxicas, así como tratamientos de protección de la madera que contengan lindano o pentaclorofenos (altamente tóxicos).
  • El ahorro energético: electricidad, gas, agua. Etc. son premisas indispensables para una casa sana, tanto para sus moradores como para el entorno. El medio ambiente merece un serio y responsable respeto en el que todos debemos colaborar con los granitos de arena, que suponen nuestras acciones personales.

Decir que el único edificio sostenible es aquel que no se construye, puede parecer una trivialidad, pero hoy por hoy esta es la realidad. Se habla de emisiones cero o de residuos cero, quimeras que parecen realmente inalcanzables, pero son los objetivos a los que debemos dirigir nuestros esfuerzos. Sin duda todavía estamos lejos, pero este debe ser nuestro objetivo ir avanzando hacia la sostenibilidad. El camino a la sostenibilidad no será fácil, pero los cambios que se están produciendo tanto en la sensibilidad social como en el compromiso del sector, y por qué no decirlo por la situación crítica en la que nos encontramos que exige un cambio de rumbo radical y algunos políticos ya lo van entendiendo. Todo ello conduce a la construcción del siglo XXI.